El Departamento de Estudios de Laboral Kutxa prevé que la economía navarra crecerá en el entorno del 3% durante el periodo 2017-2018, según adelantó el director del departamento, Joseba Madariaga, durante la presentación del avance del Informe Economía Navarra 2016 que verá la luz definitivamente en septiembre.

Las previsiones se dieron a conocer en el tradicional encuentro con los medios que Laboral Kutxa mantiene con los medios tras los sanfermines y en el que también estuvieron presentes Javier Cortajarena, director territorial, y Xabier Egibar, director del Área de Desarrollo de Negocio.

“Desde la perspectiva económica 2016 fue un buen año, señala el informe, con un crecimiento sólido, creación de empleo y una sensible reducción de la tasa de paro. Los elementos que se encuentran detrás de este comportamiento son el proceso de devaluación interna de la economía y una serie de factores coyunturales que aún persisten y de entre los que destacan las medidas monetarias del Banco Central Europeo y el comportamiento del precio de las materias primas”.

El ejercicio económico se desarrolló en un escenario internacional que presentaba distintos interrogantes (desequilibrios financieros en China, referéndum sobre el Brexit en Reino Unido, victoria de Trump en los comicios USA…) que finalmente no afectaron a la fortaleza de los principales indicadores económicos.

A nivel regional el PIB de Navarra creció el 2,9% y el empleo el 1,2%, en el primer caso, tres décimas por debajo del PIB de España, y en el segundo, 1,5 puntos menos, como consecuencia del menor peso en la economía navarra del sector turístico, que en 2016 batió records en España.
Desde el punto de vista de la oferta, señala Laboral Kutxa, “destaca que, por primera vez a lo largo de los últimos años, todos los sectores marcan registros de crecimiento positivos del valor añadido bruto”.

Respecto a 2017, las previsiones de Laboral Kutxa para Navarra apuntan a un crecimiento del PIB del 3%, tasa similar a la del conjunto de la economía española, y anticipan un ritmo de avance ligeramente inferior (2,8%) para 2018.

“Como siempre, es preciso señalar, concluye el informe, los elementos de incertidumbre asociados a la previsión, que tienen que ver con el discurrir de las negociaciones del Brexit de modo que puedan calibrarse mejor los efectos de la decisión, la orientación de la política fiscal y comercial de EEUU, el resultado de las elecciones alemanas y el comportamiento de la economía China. Y aunque lo señalado tiene mucho que ver con el corto plazo de la economía y las cifras garantizan sensibles avances en el proceso de convergencia hacia los países con mayor nivel de vida, los retos a medio no son menos importantes, y en el listado siempre aparece la necesidad de mejorar la productividad de la economía y encarar los problemas derivados del envejecimiento de la población”.

Deja un comentario

¿Quieres estar informado?