Elena Larequi

Elena Larequi

Responsable de selección en AIN
Elena Larequi

Latest posts by Elena Larequi (see all)

Se prevén grandes cambios en el sector industrial, en esta era de la transformación digital. La tecnología facilitará la innovación en los productos, procesos y servicios, sin olvidar que la digitalización irá transformando los modelos de negocio y también las organizaciones.

Las empresas se adaptarán al entorno innovador en la medida en que ganen en flexibilidad y adaptabilidad a los cambios, y esta necesidad de mayor agilidad va a tener un impacto directo, tanto en los modelos organizativos, como en los perfiles de competencias requeridos por la empresa. Esta situación hará necesario, en las empresas, la actualización de las competencias técnicas y tecnológicas de los actuales profesionales, y por otro lado, la captación de nuevo talento adecuado a la realidad del momento.

Para que las empresas puedan adaptarse rápidamente a los continuos cambios de la era digital, necesitaremos personas flexibles que impulsen y sepan adaptarse y cambiar con la empresa, en la medida en que ésta lo necesite.

El talento necesario para las empresas

La aceleración del ritmo de cambio en la tecnología y las innovaciones, está derivando en un nuevo modelo de éxito profesional, que viene determinado por la capacidad de adaptación al cambio y por su disposición para nuevos aprendizajes y para el desarrollo profesional continuo.

Las empresas siempre buscamos atraer el mejor talento. Pero, en este momento, ya no se trata únicamente de captar personas expertas, que dispongan de un alto nivel de conocimientos y experiencia en su materia. Será necesario asegurarse de que tengan disponibilidad y deseo de aprender de manera continua.

¿Qué es lo que se ha denominado Learnability?

Este nuevo talento requerido define la capacidad de apertura a nuevos aprendizajes y de ser flexible ante los cambios, sabiendo adaptarse permanentemente a nuevos contextos y procedimientos de trabajo. La mejora continua en el perfil profesional.

En las organizaciones vamos a necesitar incorporar personas interesadas por la formación continua y práctica. Perfiles que sean flexibles y se adapten con facilidad a los cambios. Que no tengan miedo a asumir nuevas tareas y nuevas formas de trabajar. Que no busquen la seguridad, en el sentido de inmovilismo, en los procesos de trabajo y las tareas.  Personas que estén dispuestas y motivadas adquirir nuevos conocimientos, que no se cansen de aprender.

Pero no se trata únicamente de interés intelectual por aprender. Los perfiles que buscamos deben tener deseo de ofrecer los conocimientos a la organización, aplicándolos a su trabajo activamente y siendo proactivos e innovadores haciendo propuestas y mejorando los procesos.

Además, también será necesario que sepan compartir sus conocimientos con otros, trabajando en equipo y generando sinergias. Que colaboren y cooperen.

Cómo identificar los perfiles Learnability

Los procesos de selección deberán ser cada vez más exhaustivos y minuciosos en la búsqueda de Talento para incorporación a la empresa. No será suficiente con poseer conocimientos y experiencia en puestos similares. Serán necesarias habilidades y competencias de trabajo específicas, que conformen un perfil learnability.

Todos los puestos de trabajo requieren un Perfil de CV. Un Perfil específico de conocimientos y experiencias previas adquiridas. Sea cual sea el Área de trabajo donde se ubique el puesto, en función de las Responsabilidades y Funciones a desempeñar, serán necesarios unos conocimientos y titulaciones determinadas, una experiencia previa, el dominio de idiomas o de determinadas Herramientas informáticas, etc.

¿Cuáles son los perfiles de personalidad?

El talento que buscamos necesitará tener un perfil personal que nos garantice que la persona que incorporamos a la estructura tiene una Personalidad acorde a nuestras necesidades de desarrollo y adaptación al cambio. Los factores de personalidad tienen que ver con la forma de ser de cada uno y van a condicionar los comportamientos de la persona en el trabajo. Por ello, desde AIN selección sabemos que es importante identificar y medir los factores de personalidad que van a favorecer que la persona tenga el perfil que buscamos:

Será necesario disponer de curiosidad intelectual y capacidad suficiente para la asimilación y actualización de los conocimientos técnicos y tecnológicos necesarios, de manera continuada y rápida. Además, es importante disponer de inteligencia práctica, que permita la aplicación eficiente de los conocimientos en el trabajo, así como la capacidad para innovar y pensar nuevas y rápidas soluciones a los problemas.

Serán importante contar con una autoestima elevada y con seguridad en sí mismo, para sentirse atraído por asumir nuevos retos y con capacidad para afrontar los cambios con seguridad y sin miedos.

Imprescindible ser persona responsable y cumplidora, con preocupación por dar una buena imagen y deseo de obtener resultados y logros, al tiempo que asume las normas y condiciones. Pero no excesivamente perfeccionistas, que les lleve a la parálisis en la toma de decisiones y en el desarrollo de los cometidos.

Personalidades con equilibrio emocional, que demuestren que tienen control sobre sus reacciones y sean predecibles, para que sea fácil trabajar con ellas y se integren bien en los equipos. Sociables y poco conflictivos, que se comuniquen bien y quieran escuchar a los demás y apreciar sus aportaciones. Con una buena inteligencia emocional que promueva el buen clima y la colaboración en los equipos con los que trabaje.

Fácilmente motivables y activos. Con ambición por aumentar su conocimiento y crecer profesionalmente, pero sin excesiva ascendencia sobre los demás, que les empujaría a ser siempre protagonistas y líderes.

¿Qué competencias son necesarias?

Por último, para contar con un Talento Learnability será necesario disponer de un adecuado perfil de competencias de trabajo transversales. Es decir, comportamientos demostrados que facilitan el éxito en la ejecución de las demandas de trabajo, funciones y responsabilidades concretas, tal como se necesite en la empresa.

Las competencias adquiridas conjugan conocimientos, habilidades y actitudes de la persona, en situación de trabajo. Estos comportamientos reales de trabajo, se han ido adquiriendo a lo largo del desarrollo profesional de cada uno, en el paso por diferentes puestos y experiencias de trabajo y conforman el perfil específico de competencias reales.

Para el talento Learnability, serán necesarias las competencias transversales:

En la tarea. Desarrolladores de nuevos procesos de manera operativa y eficiente. Desarrollan sistema y procedimientos. Definen planes y organizan las actividades que van a abordar y ejecutar. Les impulsa y buscan la mejora continua de los procesos y de los resultados, y aportan soluciones a los problemas que surgen o detectan. Son proactivos aportando y resolviendo.  Se esfuerzan en hacer las cosas bien y se forman.

Trabajo en equipo, Coordinación y Colaboración. Colaboradores, saben trabajar en equipo, aportando ideas y complementando las aportaciones de otras personas. Apoyan cuando es necesario y proponen, e incluso orientan y guían, tomando el liderazgo, cuando es necesario. Saben escuchar y favorecen las aportaciones de otros, integrándolas.  Comunican bien y se aseguran de ello. Facilitan la coordinación.

Toma de decisiones. Saben tomar decisiones, analizando y siendo reflexivos en situaciones complejas, así como ser más intuitivos y ágiles cuando tienen dominio, en situaciones más habituales. Son autónomos, aunque saben incorporar las opiniones de otros y consensuar cuando es necesario.

Orientación a resultados. Prácticos y resolutivos, orientan su actividad a obtener los resultados marcados y tienen control sobre ello. Saben definir metas realistas que motiven a su consecución. Facilitan y apoyan la consecución de resultados de los demás. Buscan la eficiencia propia y la del equipo.

En definitiva, el talento que vamos necesitando requiere un perfil complejo que podemos buscar a través de procesos de selección por competencias y análisis de los perfiles personales. El análisis exhaustivo que requiere se verá recompensado con la incorporación de perfiles que aportarán a la organización el Talento necesario para abordar los cambios que llegan y las nuevas exigencias del trabajo.

Seleccionar perfiles atendiendo solo a los conocimientos técnicos, implica el riesgo de no disponer de las competencias necesarias o de incorporar perfiles personales que no favorecen los desarrollos de trabajo ni las relaciones que necesitamos.

Así mismo, es importante apuntar que, aun seleccionando talento Learnability, la empresa tiene responsabilidad sobre su desarrollo continuo, así como sobre la retención de dicho talento. Los perfiles que vamos a incorporar pedirán trabajar en empresas que se comprometan y faciliten el desarrollo y crecimiento profesional que van a exigir. Que ofrezcan posibilidades para innovar y desarrollar y que lo reconozcan para reforzarlo y mantenerlo. También tenderán a solicitar mayor flexibilidad en las condiciones y en la propia organización del trabajo. En definitiva, nuevos talentos en nuevas organizaciones.

Deja un comentario

¿Quieres estar informado?