En cuatro años alcanzará una capacidad de producción de 3,5 millones anuales de llantas

Entrevista a Miguel Ugalde, director gerente de Mapsa 

Mapsa impulsa a partir de este año un plan de inversiones para el periodo 2017-2020 que le permita aumentar su posición en el mercado de automoción y llegar a producir hasta 3,5 millones de llantas, destinadas a las principales firmas automovilísticas implantadas en la Península Ibérica, Francia y Alemania, que hoy forman parte de su cartera de clientes y otros a los que aspiran incorporar en un futuro próximo.

Mapsa, con una plantilla que supera los 500 trabajadores (más de 300 de ellos socios de la cooperativa) aborda todas las etapas del proceso de fabricación de la llanta, desde la fundición de la materia prima hasta el pintado final, dispone de un departamento de I+D compuesto por un equipo de 15 personas y al que destina el 5% del presupuesto anual de gastos, que impulsa tanto la innovación propia como los desarrollos de producto derivados de la adjudicación de los nuevos proyectos de clientes.

La cooperativa afronta un nuevo plan estratégico para estos próximos cuatro años del que hablamos en detalle con Miguel Ugalde, su director gerente, que le permita incrementar tamaño, producción y productividad, empleo, desarrollar nuevos productos y como cooperativa atender a los compromisos de la calidad del empleo, la incorporación de nuevos socios e intentar que su huella socio empresarial no pase desapercibida en el entorno.

¿Sobre qué elementos ha pivotado su reflexión para elaborar el nuevo plan estratégico 2017-2020?

Cuando empezamos a trabajar en el proyecto de reflexión estratégica para el periodo 2017-20 lo primero que hicimos fue analizar donde queríamos estar cuando realizamos la reflexión anterior y donde realmente estábamos, examinar que había pasado alrededor nuestro, a nuestros clientes, competidores, la tecnología… y en virtud de todo ello cómo entendíamos que iba a continuar desarrollándose el mercado en general y cómo nos acomodábamos a ese mercado en los próximos cuatro años y conseguíamos sacar alguna ventaja: mejorar nuestra posición estratégica, nuestro tamaño, productividad, reconocimiento del entorno…

EVOLUCIÓN

¿Y en qué se traduce ese conjunto de percepciones?

Lo primero que hemos constatado es que el mercado sigue buscando economías de escala, mejoras de productividad, pero también capacidad de oferta de soluciones que ni siquiera sabe que las necesita, o que existan, y que de alguna forma tenemos que ser nosotros quien las tiene que proponer. Y que también tiene claro el concepto de que quiere seguir renovándose, sorprendiendo al público final y espera que nosotros le digamos por donde tiene que ir.

Teniendo en cuenta todo ello, lo que pretendemos es alcanzar a finales del 2020 mayor tamaño, mejorar nuestra productividad y rendimientos, desarrollar nuevos productos y aumentar el número de puestos de trabajo, sin desatender la productividad… Además, en Mapsa, como cooperativa, tenemos otros compromisos adicionales que tienen que ver con la calidad de los puestos de trabajo de nuestra gente, entendiendo tanto calidad en la contratación, como la transformación de trabajadores de la plantilla en nuevos socios, como la calidad de vida dentro del puesto de trabajo (calor, confort, seguridad laboral). Igualmente intentamos ocuparnos un poco de nuestro entorno e intentamos que nuestra huella socioempresarial no pase desapercibida.

No miramos exclusivamente al resultado empresarial como tal, que, por supuesto que lo hacemos porque una empresa que no es rentable no puede hacer nada de lo demás, pero para nosotros esto es más una herramienta que un fin.

Coincide esta reflexión en un momento de gran ebullición en el sector, emergencia de nuevos paradigmas y riesgos de desaparición de muchos proveedores, aunque no sea su caso porque los futuros automóviles seguirán necesitando de ruedas para desplazarse.

Desaparecer no desaparecerán, pero si van a evolucionar y muy mucho. Y en ese sentido nosotros también tenemos que buscar la vía, ser originales y sorprender al mercado.

¿Evolucionar hacia dónde?

Seguro en dos direcciones y probablemente, en una tercera. Una, sí o sí, es la reducción del peso. Los coches tienen que consumir menos energía, sea del tipo que sea, petróleo o energía eléctrica, el objetivo es transportar a la persona no transportar al propio vehículo, con lo cual el vehículo ideal sería el que tuviera peso cero, esto no es posible, pero sí que cada componente sea más ligero, por lo cual una de nuestras líneas de trabajo es el aligeramiento de la llanta, buscando alternativas de proceso productivo o alternativas de la propia aleación.

Además, la llanta tiene un componente estético muy importante y estamos permanentemente haciendo proyectos de desarrollo con una investigación que a priori puede parecer para el profano poco importante. Se trata de buscar acabados diferenciadores y esto puede parecer fácil conseguirlo, pero el problema es que ese acabado tiene que ser económicamente viable y, técnicamente, una solución, lo que requiere muchísima tecnología.

¿Y la tercera vía?

La tercera, en la que nosotros estamos empezando a trabajar, pero sobre la que no sabemos cómo va a reaccionar el mercado, tiene que ver con la integración de funciones. Se está hablando de que podría haber una llanta, un módulo rueda que integraría más funciones como propulsión, freno integrado, recuperación de energía… pero ocurre que los desarrollistas hacemos proposiciones y a unos fabricantes les gustan y a otros no, por lo que no sabemos dónde irá a parar definitivamente el mercado. Para ello, mientras no haya una tendencia clara, tenemos que trabajar en varias para ver de todas ellas cual puede cuajar. Podemos tener la inmensa fortuna de que los caminos que elijamos sean los que finalmente salgan adelante, con lo que seriamos clarísimamente los líderes, o podemos elegir un camino de desarrollo por el que finalmente no se decante el mercado y, en ese caso, nos servirá de aprendizaje de desarrollo de tecnología y finalmente nos acoplaremos a la que sea tecnología dominante.

 

Lee la entrevista completa a Miguel Ugalde en la edición impresa de la revista Negocios en Navarra nº 294

Deja un comentario

¿Quieres estar informado?