Las exportaciones de bienes y servicios representan aproximadamente un 33% de nuestro Producto Interior Bruto, ocho puntos más que al inicio de la década. Tenemos que trabajar por fortalecer el tamaño de nuestras empresas, pero debemos reconocer el valor del trabajo que han hecho, especialmente en los años más duros de la crisis

afirma Marisa Poncela, secretaria de Estado de Comercio, que participó el 9 de junio en Pamplona en una jornada sobre internacionalización que promovemos desde Negocios en Navarra con el apoyo del Gobierno de Navarra, DB Schenker y la colaboración de la Cámara Navarra de Comercio e Industria.
El sector exterior compensó parcialmente la caída de la demanda interna. Ahora lo que buscamos es que nuestras empresas no se replieguen al mercado nacional una vez que la recuperación de la demanda doméstica es una realidad señala Marisa Poncela con la que abordamos en esta entrevista el nuevo Plan de Internacionalización, actualmente en elaboración, y temas candentes como el Brexit, el papel de España en la iniciativa china “Nueva Ruta de la Seda” o las oportunidades que presenta el reciente acuerdo de libre comercio alcanzado entre la Unión Europea y Canadá.
España sigue batiendo records tanto por el incremento del valor total de sus exportaciones como por el aumento del número de empresas que están exportando, como en la reducción del déficit de la balanza comercial. ¿Qué objetivos se ha trazado la Secretaría de Comercio para esta legislatura?
Pretendemos ayudar a las empresas para que el sector exterior siga siendo un pilar fundamental del crecimiento. Los datos nos indican que estamos en la buena dirección y que hoy nuestra economía está mucho más internacionalizada; de hecho somos la segunda economía más abierta de la UE. Un tercio de nuestro PIB es atribuible al sector exterior. Durante la crisis hemos visto que la internacionalización, la búsqueda de otros mercados, ha sido un blindaje.
El sector exterior compensó parcialmente la caída de la demanda interna. Ahora lo que buscamos es que nuestras empresas no se replieguen al mercado nacional una vez que la recuperación de la demanda doméstica es una realidad,  Obviamente eso requerirá que aumenten capacidad  para que puedan mantenerse en los mercados exteriores a la vez que atienden a los clientes locales.
Medidas para apoyar la internacionalización.
Desde la secretaría de Estado consideramos que las líneas prioritarias en las que debemos trabajar para impulsar el sector exterior se centran en incrementar el tamaño de las empresas, porque para exportar es clave tener una dimensión mínima; así como impulsar la diversificación de las exportaciones hacia zonas distintas de la UE.
Además, debemos ayudar a nuestras empresas a innovar, no sólo en nuevos productos sino también en procesos. Aquí en Navarra hay ejemplos muy buenos en campos tan diversos como el automóvil y la industria hortofrutícola, de cómo la innovación de procesos ha permitido mejorar la competitividad y ganar los mercados exteriores.  Y junto a ello, debemos ayudar a las empresas a pensar en digital, a integrarse plenamente en ese mundo, que no es que sea el futuro, no, es ya una realidad muy presente. Y para todo ello, es crucial el valor de la formación. El talento es otro de los ejes centrales para ser competitivos.
Pese a los avances registrados en los últimos años, la base de las empresas exportadoras sigue siendo sensiblemente inferior a la de otros países del entorno europeo. ¿Qué instrumentos se contemplan para acelerar el proceso de internacionalización de la pyme?
El Gobierno está analizando qué razones frenan el aumento de tamaño de las empresas porque es cierto que nuestro tejido empresarial está excesivamente atomizado. Vamos a ver qué concluye ese estudio y actuaremos en consecuencia.
No obstante, las empresas han hecho un esfuerzo muy reseñable para vender en otros mercados. Hoy tenemos 150.000 empresas que exportan y de ellas, en torno a 50.000 lo hacen de forma regular.
Como decía, hoy las exportaciones de bienes y servicios representan aproximadamente un 33% de nuestro Producto Interior Bruto, ocho puntos más que al inicio de la década. Tenemos que trabajar por fortalecer el tamaño de nuestras empresas, pero debemos reconocer el valor del trabajo que han hecho, especialmente en los años más duros de la crisis.
El sector exterior español tiene una importante dependencia de los mercados europeos. ¿Cómo están respondiendo las empresas a las acciones de diversificación de mercados?
La diversificación de mercados va a ser uno de los ejes estratégicos del nuevo Plan de Internacionalización en el que estamos trabajando, porque, efectivamente, concentramos más de un 65% de nuestras ventas exteriores en la UE. Debemos explorar otras áreas geográficas con potencial de crecimiento de sus economías y de su población: pienso fundamentalmente en Asia pero también el Norte de África o en intensificar las ventas a América Latina, un mercado natural para nosotros con un crecimiento de las clases medias que lo hace propicio para exportar.
Reino Unido es el cuarto mercado en importancia para el sector exterior español. ¿Qué impacto prevé que va a tener a corto/medio plazo en nuestras relaciones comerciales la salida de Gran Bretaña de la UE?
Tenemos que ver primero cómo se resuelve la separación o el divorcio. Evidentemente habrá algún impacto, pero para analizarlo debemos ver primero cómo se configura nuestra relación futura.
Recientemente, el presidente Rajoy ha participado junto a otros mandatarios en el Foro de la Nueva Ruta de la Seda en Pekín. ¿Qué papel puede jugar España en este mega proyecto que impulsa China?
España observa con mucho interés esta iniciativa, desde que se anunció su lanzamiento en 2013, y la presencia del presidente del Gobierno en el Foro refrendó ese interés. Es una iniciativa muy ambiciosa puesto que supone conectar China con Europa, con el Golfo Pérsico y el Mediterráneo y con el Sudeste Asiático. En su concepción, esta iniciativa, que  incluiría a más de 60 países, tiene un gran impacto potencial, puesto que llevaría consigo el desarrollo de carreteras, vías ferroviarias, gaseoductos, oleoductos, puertos, y otros proyectos de infraestructuras.
España tiene mucho que aportar, tanto en la identificación de esos proyectos como en su ejecución, por la gran experiencia que tienen las empresas españolas en infraestructuras y en comunicaciones Y por su gran nivel tecnológico
China es la economía más dinámica del mundo y el mayor mercado por demografía y capacidad de desarrollo y por tanto es para nosotros un mercado absolutamente estratégico.
¿Qué potencialidades presenta a la empresa española el reciente tratado de libre comercio de la UE con Canadá?
El CETA es el acuerdo comercial más ambicioso de la historia de la UE, que impulsará las relaciones comerciales mutuas. Tenga en cuenta que Canadá es un mercado de 35 millones de habitantes, con elevado poder adquisitivo. Con él desaparecerán prácticamente el 99% de los aranceles que soportan los bienes y servicios a ambos lados del Atlántico.
En mercancías, será especialmente beneficioso para productos industriales, maquinaria, productos agrícolas y de alimentación. Además, se asegura la protección de más de 140 indicaciones geográficas de alimentos y bebidas de la UE, de las que 27 son españolas.
En servicios, el CETA liberaliza sectores como el medioambiental, banca, seguros, telecomunicaciones, transporte…. También es muy beneficioso para los servicios profesionales, ya que elimina requisitos de nacionalidad y residencia para arquitectos, abogados, contables e ingenieros y facilita el reconocimiento de cualificaciones profesionales.
Por último, me gustaría destacar que abre los antes infranqueables mercados canadienses de contratación pública, de manera que empresas españolas podrán participar en las licitaciones en muchos sectores, entre ellos el ferrocarril y el transporte marítimo.
¿Cuál es el nivel de participación de la empresa española en contratos de licitaciones internacionales y cómo se puede incrementar su peso?
En mi actual responsabilidad, viajo mucho por el mundo y les puedo asegurar que el nivel de reconocimiento de las empresas españolas es  muy alto en ámbitos como las infraestructuras, energía, medio ambiente, gestión del agua, ciudades inteligentes, ingeniería, consultoría, industria automotriz, alimentaria, textil… Empresas españolas están presentes en proyectos  punteros en todo el mundo, lo cual es importante en sí mismo, pero también lo es por el potente efecto tractor de estas empresas con otras medianas y pequeñas.
Por otro lado, permítame que destaque aquí el hecho de que nuestras exportaciones de servicios se diversifican progresivamente más allá del turismo. Hoy, las exportaciones de servicios no turísticos ya superan las de los turísticos. Eso significa que nuestras ingenierías, consultorías, nuestros profesionales ganan peso en el exterior, es decir, que estamos exportando alto valor añadido.

Deja un comentario

¿Quieres estar informado?