“Cuando llegamos aquí realizamos una reflexión en torno a la smart city y nos dimos cuenta que teníamos que partir de una estrategia, que no fuera muy compleja, en torno a los ámbitos que queríamos trabajar. Se han producido cambios en la gestión municipal, en el Área de Recursos Humanos y se ha creado la Oficina de Estrategia del Ayuntamiento que junto con el Área de Gobierno Transparente van a gestionar la temática de smart city con un planteamiento de transversalidad”, afirma Arturo Ferrer, sociólogo, director del Área de Gobierno Transparente del Ayuntamiento de Pamplona.

“La estrategia smart, continúa, bebe de lo que sería un nuevo modelo de ciudad, centrado en las personas, en el territorio y la sostenibilidad, y en la inteligencia creativa y en el desarrollo de economía creativa y atracción de talento, generación de actividad económica basada en algunos sectores específicos como el turismo, el comercio…”

La Oficina de Estrategia cuenta ya con un director y en los próximos meses se incorporarán dos técnicos de proyectos y dos sociólogos, “pero no estamos parados, incide Ferrer, hemos presentado un proyecto a Horizonte 2020, relacionado con energía, alumbrado, electro movilidad y vivienda, y otro, a Acción Urbana Innovadora, centrado en un plan de economía circular para la ciudad, donde el componente smart es indicativo en alguno de las acciones que hemos definido relacionadas con el Parque de Aranzadi, donde se concentra iluminación inteligente, la red wifi, movilidad eléctrica.

TRABAJO DE CONSULTORÍA

Conformada la Oficina de Estrategia daremos un segundo paso a nivel de consultoría, no nos vamos a lanzar a comprar tecnología y sensores sin saber muy bien para qué los queremos, y una vez que cubramos la fase de consultoría iremos paso a paso introduciendo tecnología en los ámbitos definidos en el plan. Para esto tenemos dos opciones el presupuesto corriente del ayuntamiento, que en algunos ámbitos sería suficiente, y en otros buscaremos financiación europea a través de la participación en proyectos, como los comentados”.

La Oficina de Estrategia ha establecido una especie de pool tanto de centros de investigación, como universidades, otras entidades públicas y empresas con los que intenta cerrar acuerdos de colaboración o trabajar en proyectos en los que aporta cada uno sus sinergias. “Por ejemplo, señal Ferrer, estamos en la estrategia ‘Smart region’ que está elaborando Tracasa, con la Universidad Pública y su instituto Smart Cities con los que hemos presentado el proyecto a la segunda convocatoria Acción Urbana Innovadora de la UE. Y a nivel empresa tenemos un convenio que nos permite testar una solución innovadora en un ámbito de la ciudad. Sería una especie de proceso de compra publica innovadora pero muy pequeñito. Si esta solución funciona, el ayuntamiento tendría que realizar un proceso de compra pública y desarrollarlo.

Además, consideramos la transferencia de conocimiento con otros ayuntamientos y aquí estamos en la Red de Ciudades Inteligentes. Y hemos asistido en Barcelona a la feria de Smart Cities y en Málaga donde hemos podido verificar como se están posicionando distintas ciudades.
Trabajamos y nos parece esencial transferir y recibir conocimiento compartir proyectos con las dos universidades. Colaboramos en el proyecto Life+Respira de la Universidad de Navarra, con Cener, con otras entidades y empresas (Zabala Innovation Consulting) que trabajan en el ámbito smart en definición de proyectos que están en nuestro modelo de ciudad y se pueden vincular a proyectos europeos.

Ferrer anticipa que se va a ir paso a paso, definiendo muy bien la dimensión de los proyectos y los ámbitos en los que se quiere actuar. “Vamos a concretar una serie de prioridades y el marco de actuación con un calendario y un presupuesto. Estará muy vinculada a la obtención de financiación externa que vayamos a obtener dentro de poco, espero, para desarrollar distintas iniciativas”, que inicialmente tendrían que ver con smart ligthing, electromovilidad, temas energéticos, vivienda, o riego.

ACCESO AL CASCO ANTIGUO

Y recuerda dos proyectos que van de la mano, en proceso de ejecución, el de sustitución de pivotes por cámaras en los accesos al Casco Antiguo. Y el de la peatonalización del Paseo Sarasate, que empezará en septiembre e irá por fases donde con el tiempo habrá que incorporar alguna solución smart vinculada al comercio y a los servicios, que está todavia en fase de estudio. “Se trata, explica, tanto de generar un espacio de calidad vinculado al peatón, bicicleta, transporte público y acceso a los parkings y una mayor actividad residencial y económica del centro”.

De la mano de este asunto surge una última cuestión relacionada con el acceso al Casco Antiguo, la problemática del ‘reparto de paquetería de última milla’. “Tenemos un problema con la gestión de entradas y salidas de muchos vehículos de distintas empresas que van a entregar un único paquete, consecuencia del incremento de comercio electrónico y porque el stockaje de los comercios es menor. Esto supone un problema tanto en el Casco Antiguo como en el ensanche”. La futura solución vendría también del mundo smart en forma de plataforma y software de gestión y seguimiento de paquetes, rutas…

“Las soluciones smart conllevan un trabajo añadido de análisis de indicadores para a partir de ahí cambiar los procedimientos. No nos podemos detener en la plataforma, ni el sensor, ni la infraestructura hay que analizar la información y tomar decisiones. También requiere nuevos perfiles profesionales que tendrá que ir incorporando las administraciones. Y nos permiten avanzar en temas relacionados con la comunicación y la gobernanza donde ya hemos abierto un canal que permite la participación ciudadana en los proyectos con seguridad tecnológica, o seguir avanzando en la transformación de la administración del entorno papel al digital, un reto en el que estamos bien posicionados con el apoyo tecnológico de la sociedad pública Animsa.

Deja un comentario

¿Quieres estar informado?