No hay dos humanos iguales

Somos 7.500 millones de personas sobre la faz de la tierra, y ninguno tenemos la misma huella dactilar. Sin embargo, en la vida en general, y en el mundo empresarial en particular, lo fácil es la homogenización. Café con leche para todos, todos lo mismo, y ya hemos cumplido. Sin duda alguna, es la forma de actuar más sencilla, pero una de las que peores resultados da, puesto qué si tratamos a todo el mundo por igual, el retorno tenderá a ser el mismo por parte de todo el personal. Es decir, estamos creando una organización, de grises, neutros, zombies, planos… o llámalo como mejor te parezca.

La alternativa es compleja. Se trata de entender que cada persona es diferente, y qué en cierta forma, tenemos que trabajar la individualidad. Porque en la medida en que no todo el mundo aporta lo mismo, no es justo que el retorno sea igual para todos. Tu esfuerzo, tu diferenciación, tu inteligencia, tu involucración, tu forma de ser, … ha de ser detectada y si procede, reconocida.

Accede al artículo completo de Jon Angulo, Director General Hidro Rubber, en la revista Negocios en Navarra número 312.